REINA LETIZIA

El video del momento de tensión de la Reina Letizia en la cumbre de la OTAN

La puso en su lugar.
jueves, 30 de junio de 2022 · 15:25

La tensión en los gestos, los movimientos extraños, las sonrisas de ocasión para disimular lo indisimulable, todo ha quedado a la luz en cada encuentro entre la Reina Letizia y la primera dama española, Begoña Gómez, quien había declarado alguna vez que la relación era "estupenda", palabras a las que se las ha llevado el viento.

Es que ya había quedado a las claras que la relación entre la Reina Letizia y Begoña Gómez había entrado en cortocircuito cuando la primera dama junto al presidente Pedro Sánchez protagonizaron un desplante histórico al querer irse del Palacio Real sin la foto de protocolo tras saludar fríamente a los Reyes.

El cruce de la Reina Letizia de espaldas con Begoña Gómez ante la presencia de Jill Biden. Fuente: (Twitter)

Bastaba ver la cara de furia de la Reina Letizia con el mandatario y su esposa para que el jaleo de la cumbre de la OTAN en Madrid sea mayúsculo y que quedara en evidencia la disputa por el protagonismo entre ambas damas por quiénes oficiaban de anfitrionas y de guías turísticas para sus pares.

A excepción de lo que ha sucedido en la cena en el Museo del Prado, donde la mujer de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, tomó el relevo en ausencia de la Reina Letizia, ambas han coincidido en dos citas de la agenda conjunta. Fue cuando se encontraron que se vivieron momentos de evidente incomodidad.

La primera vez que la Reina Consorte y Begoña Gómez han estado juntas fue durante la cena de gala en el Palacio Real y en una jornada previa de excursión por Segovia y Madrid y ambas autoridades se han peleado por ganarse el cariño de Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos y absoluta estrella de todas las instantáneas.

Jill Biden fue tratada en sí como una reina y se le ha cuestionado tanto a la Reina Letizia como a Begoña que ambas demostraron cierta ansiedad, impostura y peloteo máximo, consigna El Nacional. Pero la frutilla del postre se vio cuando llegó la hora del posado y fue Begoña quien quiso ocupar el lugar al lado de Jill.

Fue en ese momento donde aparecieron las garras de la Reina Letizia quien, hábilmente, de espalda a las cámaras, le aclaró a Begoña quién mandaba y quién debía ocupar: ella misma. Así las cosas, Begoña no pudo lograr su cometido y colarse fuertemente: Letizia la puso en su sitio. 

Otras Noticias